Evitando la obsolescencia: ¿Por qué renovar mi equipo de cómputo?

Equipo de computo obsoleto

Sea cual sea el uso de tu equipo de cómputo y dependiendo qué tan nuevo sea, con el paso de los años te verás obligado a cambiarlo por un modelo más actualizado. Sin embargo, esto no es una razón definitiva para renovar nuestros equipos, puesto que debemos considerar diversos aspectos al momento de tomar decisiones para cambiar tu equipo de cómputo y aquí te presentamos algunos. Por eso te invitamos a leer nuestro articulo “Evitando la obsolescencia: ¿Por qué renovar mi equipo de cómputo?”.

El desgaste de nuestro equipo

Cualquier equipo sufre desgaste con los años. Entre más tiempo tengan en funcionamiento, se presentan mayores problemas de seguridad, desempeño, gastos de actualización y mantenimiento, así como la pérdida de garantía del fabricante y la incompatibilidad con nuevos programas y tecnologías. Además, el uso de equipos viejos y/o obsoletos incrementa el uso de energía debido al desgaste de sus componentes, accesorios y/o batería.

Hoy en día las empresas saben que para poder ser exitosas y competitivos es imperativo mantenerse a la vanguardia con los avances tecnológicos, y más aún aplicado a las empresas que se dedican a las TIC’s. Por eso te presentamos algunas de los factores que debes considerar para la renovación tu equipo de cómputo.

1. El costo de lo obsoleto.

Una de las razones principales por las cuales se recomienda sustituir y renovar los equipos obsoletos en cualquier empresa, es el alto costo de mantenimiento que representan dichos equipos con una antigüedad aproximada a los tres años. Esto sin contar el tiempo que pasa sin productividad a causa del mantenimiento o de la suspensión de labores por corrección de errores en el equipo o compatibilidades con Software.

2. La energía de lo obsoleto.

Los equipos nuevos tienen entre sus diversas características, una batería de mayor duración, con la cual se pueden pasar horas de trabajo sin interrupciones, por lo que gastan menos energía y si se trata de equipos de escritorio, cuentan con un más bajo consumo de energía. A diferencia de los equipos obsoletos, esto ofrece todo lo contrario y puede reflejarse en tu actual o próximo recibo de luz. Reemplazar tu equipo no solo representa una disminución en el consumo de energía eléctrica y por consecuencia en el gasto de dicho servicio, sino que ayuda también a disminuir el consumo de combustible para generar la energía que todos utilizamos.

3. Variedad de Equipos.

En el mercado existen diversas marcas que ofrecen productos más competitivos, además de una gran variedad de diseños adaptados para cada necesidad. Saber esto te da la oportunidad de buscar lo que necesitas, ya sea algo diferente o el mismo equipo, pero con su versión más actualizada. El punto es que puedas elegir lo que más te convenga de acuerdo a tus condiciones y necesidades.

4. Lentitud.

Algunos equipos son tan viejos que al empezar a trabajar, con dos o más programas de manera simultánea, estos pueden llegar a tardar mucho tiempo para poder iniciar. Con un equipo nuevo, tus programas se podrán ejecutar con mayor rapidez y efectividad, permitiendo realizar nuestro trabajo hasta 20% más rápido que el equipo anterior, dependiendo qué tanta mejora haya de un equipo a otro.

5. Seguridad

Cada día existen más amenazas y vulnerabilidades para los equipos de cómputo. Por ello, contar con uno lo más actual posible es importante, ya que los sistemas de seguridad van fortaleciéndose año con año para hacer frente a estas nuevas amenazas o retos que nos demandan los mercados hoy en día. Por ejemplo, la encriptación y seguridad de la información, respaldos, entre otros.

Si tus equipos están actualizados, permitirán a tus colaboradores trabajar ininterrumpidamente y acorde a sus necesidades. Esto ayudará a cumplir los objetivos particulares de cada colaborador, así como los generales del negocio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *